¿Qué son las chinches?

Las Cimex lectularius, como los científicos denominan a las chinches, son un insecto rastrero de la familia de las chinches de las hojas. Se las clasifica como ectoparásitos hematófagos (que succionan sangre), es decir que estos parásitos viven en la superficie externa, por ejemplo, en la piel de los huéspedes y, mediante su picadura, se alimentan de su sangre. No solo las aves y los mamíferos, sino también los seres humanos, son víctimas de las picaduras de las chinches en búsqueda de alimento. Mientras que los animales sirven como huéspedes secundarios, los seres humanos son los huéspedes principales de estos hematófagos.

Según las condiciones del ambiente, como la temperatura, la alimentación, etcétera, la vida de los parásitos se extiende entre 6 y hasta 18 meses, debido a que pueden sobrevivir algunos meses sin alimentarse. En la fase sin alimentación, las cimex lectularius no ponen huevos.

Nahaufnahme einer BEttwanze

Las Chinches
(Cimex lectularius)

¿Cómo se reproducen las chinches?

A lo largo de su ciclo de vida, una chinche pone entre 200 y hasta un máximo de 500 huevos; en promedio cada día pone múltiples huevos y, por semana, entre 15 y 25 huevos. Después del apareamiento y la fecundación de los huevos, el depósito de los huevos tiene lugar en menos de 24 horas. Por lo general, los huevos fecundados se ponen en el mismo escondite de las chinches, por ejemplo, grietas y hendiduras. En caso de que reinen las condiciones ambientales ideales (temperatura ambiente de 22 °C, no menos de 13°C ni más de 36°C), después de 2 semanas salen las larvas, las que se desarrollan en alrededor de otras 8 semanas para convertirse en ejemplares maduros que se vuelven a reproducir.

El desarrollo de los insectos adultos sucede en 5 estadios, en los cuales las larvas necesitan alimentarse de sangre para alcanzar el siguiente estadio del desarrollo.

10 datos sobre las chinches

Las chinches «comen» varios platos

En su alimentación, las chinches adoptan un sistema similar al de los seres humanos: Entrada, principal y postre. Después de que han picado en un lugar, se mueven y pican en otro lugar. Por ese motivo, generalmente las picaduras de chinches se encuentran en una línea, conocida como la vía de las chinches.

Las chinches no son señal de falta de higiene

Las chinches no viven en una habitación porque no esté suficientemente limpia. Se encuentran también en alojamientos que no tienen ninguna señal de conductas poco higiénicas o de falta de limpieza. Para las chinches es exactamente igual que el ambiente esté sucio o limpio. Lo que les importa es que haya un huésped (fuente de alimentación) en las cercanías.

A las chinches no les gusta el calor

Estos parásitos, que de otro modo serían tan robustos, aborrecen el calor. En todos los estadios de su vida, las chinches evitan el calor que exceda el calor corporal del ser humano. El motivo es que, con el calor, la albúmina de los parásitos se coagula y la chinche no puede sobrevivir. Esto hace que el método de nuestro Thermo-bug® sea tan eficaz.

Las chinches se adaptan a los venenos

Antes se combatían las chinches con insecticidas. Esta estrategia tenía mucho éxito. Sin embargo, con el tiempo, los insectos empezaron a desarrollar resistencias contra los venenos y, en parte, pudieron sobrevivir. Por ese motivo, el calor es el único método para combatir los parásitos con éxito, dado que estos no pueden desarrollar ninguna resistencia contra el calor.

Las chinches ayunan durante hasta 5 meses

En condiciones propicias, las chinches pueden sobrevivir hasta 5 meses sin alimentarse. En ciertas condiciones con temperaturas bajas, las resistentes chinches pueden sobrevivir hasta 400 días. Esto es más de un año.

Las chinches son inocuas

No se ha comprobado que las chinches transmitan enfermedades. Incluso cuando las chinches piquen a una persona enferma y luego a una persona sana, no hay temer ningún riesgo para la salud. No obstante, en nuestras Preguntas frecuentes aclaramos cómo pueden las chinches afectar su bienestar.

Las chinches pueden detectarse a simple vista

A pesar de que son muy pequeñas, afortunadamente son suficientemente grandes para poder reconocerlas a simple vista. Las chinches tienen un tamaño aproximado de 4 a 8 mm y son prácticamente transparentes. Cuando han comido, cambian de color a amarillo claro, marrón claro o marrón oscuro, mientras que la parte posterior del cuerpo se pone visiblemente negra. Aquí explicamos con toda precisión cómo reconocer las chinches.

Las chinches ponen muchos huevos

En condiciones propicias, las chinches se multiplican explosivamente. En su ciclo de vida, cuando se alimenta, una única chinche hembra puede poner hasta 500 huevos. Por lo general, muchas chinches son hembras que se reproducen, y las nuevas chinches, una vez desarrolladas, vuelven a poner huevos y así sucesivamente.

Las chinches se esconden muy bien

Las chinches habitan en cualquier lugar que les sirva de escondite: Grietas, hendiduras, orificios… Cuando no se están alimentando, están ocultas. En caso de una plaga de chinches así encuentran escondite en cualquier lugar, por lo que es sumamente difícil para una persona no entrenada ubicar todos sus escondites. Por ese motivo, en todos los casos debe contactar a un especialista si detecta chinches.

A las chinches les gusta viajar

Las chinches viajan mucho, más o menos voluntariamente. Se ocultan en el equipaje de los huéspedes de hoteles, en los bolsos de mano e, incluso, en los muebles, y así viajan como polizones de lugar en lugar. De este modo llegan inadvertidas a las residencias y a nuevos huéspedes.

Privatsphäreeinstellungen
Bei der Benutzung dieser Webseite können Informationen über den Browser von bestimmten Services gespeichert werden – in der Regel in der Form von Cookies. Hier können Sie die Einstellungen bezüglich dieser Webseite verändern. Beachten Sie: Das Deaktivieren mancher Einstellungen kann die Funktionalität und das Aussehen der Seite beeinträchtigen.