¿Cómo se reconocen las chinches?

A pesar de su pequeño tamaño, las chinches son reconocibles a simple vista. En ayunas, los ejemplares adultos tienen cuerpo ovalado con diminutos cabellos similares a cerdas, un par de delgadas antenas con cuatro partes, una longitud de 4 a 8 mm y un aspecto casi transparente. Además, tienen una aguijón que se pliega debajo del abdomen y presentan alas delanteras atrofiadas en la cabeza. En total parecen tener seis patas.

Después de la alimentación, es decir, cuando están llenas de sangre, son de color amarillo claro, o también marrón claro o castaño rojizo, y su longitud crece hasta alrededor de los 9 mm, momento en el cual la parte posterior del cuerpo del parásito adquiere un color negro.

Las pistas de excrementos, las manchas de sangre, las pieles de ninfas, las chinches muertas y un olor dulce y desagradable son otras indicaciones que permiten reconocer una plaga de chinches.

El parásito deja excrementos de heces que se pueden identificar como pequeñas manchas de color negro (similar a la tinta) o rojo oscuro. Estas manchas se pueden ver en las sábanas y/o en el colchón, en el marco de la cama o detrás de los enchufes, las hendiduras y, en general, en todos los lugares en los que se alojan.

Las pequeñas manchas rojas de sangre, como las que surgen en la piel humana con una picadura, también pueden ser un indicio de la presencia de chinches.

Cuando mudan de piel, los insectos pierden la piel de las ninfas, conocida como exuvia. Esta piel desprendida muy clara tiene la forma del parásito y se encuentra en sus escondites.

En caso de encontrar chinches muertas, debe buscar consejo profesional sobre el posible manejo de los animales que pudieran estar vivos.

Asimismo es importante la impresión general del ambiente. Si percibe un olor dulce intenso, es muy probable que se trate de una plaga de chinches. El olor surge de la linfa mensajera que las chinches emiten como feromona de alarma.

La «vía» de las chinches

Si los ectoparásitos hicieron de usted su huésped, se asientan en su piel y empiezan a alimentarse. Para ello, insertan su aguijón a través de la piel de los seres humanos hasta llegar a los capilares pequeños. La mayoría de las picaduras de chinches aparecen en un mismo lugar o en una hilera, una al lado de la otra, en lo que se conoce como «vía de las chinches». Un motivo para que la imagen de las picaduras sea diferente puede ser que, con el movimiento de su huésped, los parásitos sacan el aguijón de la piel y siguen succionando en un lugar adjunto, o también que varias chinches succionen sangre al mismo tiempo.

Lugares típicos para las picaduras

Las picaduras de las chinches se presentan principalmente en las partes descubiertas del cuerpo: cara, cuello, brazos, piernas, pies, espalda

  1. Huevos de chinches
  2. Ninfas en primer estadio (+ cambio de piel)
  3. Ninfas en segundo estadio (+ cambio de piel)
  4. Ninfas en tercer estadio (+ cambio de piel)
  5. Ninfas en cuarto estadio (+ cambio de piel)
  6. Ninfas en quinto estadio (+ cambio de piel)
  7. Adulto en ayunas
  8. Adulto saciado